El sistema de videoconferencia, primeras impresiones.

desembre 15, 2011

Toca elegir la plataforma. Condicionado ya por mis compañeros (que han elegido : oovoo, vyew, instapresenter) busco alguno que se adapte a mis necesidades. Digo que se adapte porqué ya tengo la clase pensada y necesito alguno que pueda no solo mostrar imagen, texto y disponer de una pizarra si no que además necesito que sea capaz de reproducir vídeos guardados en alguna plataforma y mostrar una presentación. Allá vamos.

Lo primero que intenté conseguir fueron un par de personas para probar los diferentes sistemas. No tiene sentido estar hablando tu solo con el ordenador si lo interesante és saber las capacidades de comunicación que tenia. Lo siguiente, empezar a enviar enlaces.

El primero a probar fué webex, de Cisco. La marca es reconocida pero nunca habia oído hablar de su sistema de VC. La administración no era complicada siempre que conocieras un poco el sistema peró si que lo fue para mis “dummies”. Problemas para entrar, actualizaciones del sistema… Solo pensar que no podía controlar todo esto y que la información que pedía para acceder a los “invitados” era un tanto excesiva me hizo desistir de usarlo. No solo hay que pensar en la potencia de la plataforma, también en su sencillez.[1]

Seguimos haciendo pruebas. Seguimos eligiendo sistemas. El sistema de twitter (twitcamm) era sencillo pero carecia de intimidad y de herramientas. BBcollaborate lo descarte porquè no me gusta, ya de buen principio, la plataforma blackboard y, el siguiente, fue el que se ganó mi corazón (y con el que haré la actividad).

WizIQ no me sonaba (como si que me sonaban otros sistemas) y me sorprendió gratamente. Sencillo, pensado para poder administrar las clases en línea (sin poner muchas pegas al alumnado al que invitas) tenia un interfaz web muy sencillo, sin muchas florituras.

Crear la videoconferencia fue tan sencillo como seleccionar la hora a la que la quería realizar, invitar a las personas por correo, y entrar en la plataforma para ir preparando los materiales. Funcionando con flash, no tubo ningún problema para gestionar ni la webcam ni el micrófono del portátil. Eso sí, al estar en flash (i no en Java o en otro lenguaje de programación) hace que en algunos dispositivos móviles sea imposible trabajar[2]. Como todas las personas con las que tendría que interaccionar se conectaban desde su casa con un sistema de vc sencillo di por buenas estas pegas.

El primer problema llego con la entrada del “dummie”. No podía hablar. Por defecto, todos los visitantes no pueden usar el micro ni la cámara. És el profesor quien tiene que activarla. Pasado este problema. Oyendo al interlocutor, empezaron las sorpresas. La primera, no se debe controlar el micro. El sistema se activa cuando se habla y, si solo hay ruido ambiental (siempre que sea flojito) no se escucha ni molesta evitando ese terrible eco. Aun así, para no tentar a la mala suerte, mejor usar cascos. :-).

Subir materiales a la plataforma és sencillo. Pedirlo, seleccionarlo y aceptar (tres clics). El tiempo de subida depende de la velocidad de la conexión. Acepta los formatos más comunes cerrados, así que nada de documentos Open Data, todo tiene que ser del sello Microsoft. Los archivos tienen un límite de 10 Mb. (como mínimo en la versión de prueba).

El espacio de trabajo dispone de pestañas (una al inicio y la posibilidad de crear muchas más) con las que se puede secuenciar y preparar el trabajo. Además dispone de la posibilidad de cargar vídeos (del ordenador) o de mostrar vídeos del sitio web Youtube en una lista de reproducción para después poder visualizarlos durante la clase (en todos los ordenadores que participen).

A la izquierda del área de trabajo se encuentra la barra de herramientas, intuitiva, con los típicos pinceles, punteros, gomas de borrar, etc… que se pueden usar sobre cualquier pestaña del área de trabajo.

A la derecha, las càmaras de los participantes, la lista de estos (con la posibilidad de darles permiso para enviar sonido, vídeo y poder usar las herramientas) y la ventana de mensajería instantánea (o chat) con la posibilidad de dar formato a los mensajes que allí se dejan.

La barra inferior dispone de un cronometro que indica cuanto tiempo de clase se lleva dado y un botón para poder grabar la sesión. Ese botón solo está disponible si se contrata la herramienta. (¡vaya chasco!). Probando, nos damos cuenta que la duración estimada de las clases es de una hora (más o menos como se pide en los apuntes) y que en caso de querer alargarla más se debe regular desde el cronómetro. Interesante.

Vistas las pruebas, la siguiente entrada ya será la sesión de videoconferencia. ¡Allà vamos!

[1] Un poco la idea del KISS (Keep it Simple, Stupid!) (que sea sencillo, estupido!)
[2] Flash consume mucha batería y potencia de procesador y en los dispositivos móviles de apple esta vetado (iPhone, iPod touch, iPad…)


Follow

Get every new post delivered to your Inbox.